La calidad del material empleado es muy importante, ya que de ello depende que la planta se parezca a la planta natural. Una vez elegido el diseño, se procede a ensamblar los materiales sin dañarlos y procurando que el resultado sea lo más decorativo posible.