Este Ficus ha desarrollado todo su sistema radicular en el interior de una edificación. Además, su tronco no es tal, sino la unión de una proliferación de raíces de un grosor máximo de 20 cm aproximadamente, que ha dado lugar a una estructura columnar que hace de soporte de la copa. La verdad es que ésta es muy bonita y no hace sospechar que en realidad el árbol está totalmente deformado. Ante el grave riesgo de caída, la propiedad del solar nos ha pedido que eliminemos totalmente el Ficus. La seguridad es lo primero. Ponemos todas las fotos de la malformación del tronco, así como las de la operación… y el detalle del destrozo de la pared en la que está inserta la mayoría del sistema radicular