Este jardín de La Moraleja nos da la bienvenida con una rocalla hecha con especies de montaña, propias de los inviernos fríos de Madrid. El camino de piedra natural alterna con el césped y tras dejar a un lado la piscina rematada con madera tratada, conduce a la parte trasera de la casa, donde una pérgola de madera ofrece el lugar de reunión y descanso del jardín. Acer Jardinería trabaja en toda España sin importar la dificultad o la distancia del trabajo que se plantee.